Todos los pedidos recibidos desde el 13 de Abril servirán a partir de Mayo.    Ir a la tienda   

logo Un erizo en mi jardín
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.
Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Cuidados básicos de Suculentas

 

Cuidados básicos de Suculentas

Todos hemos sido novat@s alguna vez y seguro que hemos buscado información en internet, en grupos de Facebook y en la vecina para cuidar esa plantita de la que no tenemos ni idea ni de su nombre y nos han dado tantas respuestas diferentes como personas a las que hemos preguntado y finalmente nuestra cabeza ha hecho ¡¡¡buummm!!!

Pues esta guía es para ti, después de leer y recopilar mucha información y a través del fallo error aquí tienes los cuidados básicos que hay que darles a nuestras suculentas.

¿A qué denominamos suculentas?

La definición es: Las plantas suculentas,  (del latín suculentus, que significa jugoso o sustancioso) o crasas son aquellas en las que algún órgano está especializado en el almacenamiento de agua en cantidades mayores que las plantas sin esta adaptación. El almacenamiento de agua en los órganos de algunas suculentas es de 90-95%. Su adaptación les permite mantener reservas de agua durante periodos prolongados y sobreviven a los largos periodos de sequía en climas áridos.

Y ¿Dónde almacenan el agua? Pues dependiendo de la especie la pueden almacenar en las hojas, en el tallo o en las raíces.

Una primera división sencilla y la que vamos a tener en cuenta para el post y en general cuando leáis otros artículos en la web será la siguiente:

Cactus.- son aquellas suculentas en las que las hojas se han transformado en espinas, pertenecen a la familia de las cactaceae.

Crasas.- pertenecen a la familia de las crassulaceae, es una familia muy amplia que engloba géneros como las echeverias, aeoniums, gratopetalum, sedum y sempervivum, pachyverias, pachyphytum…en la web si filtráis por crassulaceae veréis todos los géneros disponibles de esta familia.

Aizos o Mesembs.- es la familia de las aizoaceaes con el género más característico que son los lithops, esta familia es un poco más particular en cuanto a cuidados que el resto de las otras.

Hay muchas otras familias pero sus cuidados serán similares a los cactus y crasas con lo que podéis tomar de referencia estos.

Los cuidados que os voy a comentar son básicos y generales para todo el mundo, a partir de ellos tenéis que adaptarlos a vuestra casa, ya que no es lo mismo vivir en Galicia que en Sevilla porque el clima será muy diferente, pero os daré indicaciones muy sencillas para que podáis adaptarlos fácilmente.

¿Cómo se llama mi suculenta?

Súper importante saber a que especie o al menos a que género pertenece la suculenta que hemos comprado, para poder ver las necesidades específicas de nuestra suculenta, ya que pueden ser especies de sombra o de pleno sol o quizás sean de crecimiento invernal o veraniego.

Lo mejor es que compréis siempre plantas correctamente identificadas (a veces en muchas web o viveros no las tienen identificadas o están mal identificadas).

Si no la tenéis identificada hacer una foto y buscarla en Google lents, os dará una primera indicación, ya os digo que es muy difícil que acierte a la primera, si tienes una idea básica de que género es la planta que buscas, es bastante más sencillo ya que puedes indicar en la imagen a buscar las palabras también.

A mi me gusta mirar en esta web LLIFLE https://www.llifle.com/ , es una enciclopedia de suculentas, donde podréis leer de donde es originaria la planta, su periodo de crecimiento y pequeñas explicaciones sobre su cuidado y reproducción todo ello en inglés.

Exposición solar:

Nuestros cactus y crasas tienen que estar en exterior, en un lugar muy luminoso, con al menos varias horas de sol diarias o incluso pleno sol (hay especies que son de sombra o semisombra).

Prácticamente todos los cactus son de pleno sol, la mayoría viven en desiertos con altas temperaturas durante el día y a veces bajo cero por la noche. Suelen ser plantas muy bien adaptadas al pleno sol, ya que están recubiertos de espinas y/o pelos que les protegen durante el día. Siempre es bueno ir adaptándolo poco a poco al pleno sol, poniéndolo a pleno sol a primera hora de la mañana y última de la tarde y aumentando poco a poco la cantidad de horas de exposición para evitar que se queme.

Algunas especies, con pocas espinas suelen ser más delicadas y prefieren lugares más sombreados, como los gymnocalycium.

Dentro de las crasas tenemos especies como las echeverias y los sedums que pueden estar a pleno sol y otras como las crassulas que prefieren en su mayoría media sombra.

Si no estamos seguros de que cantidad de sol darles, es mejor colocarlas con sol de primera hora de la mañana o de última de la tarde y que el resto del día tenga mucha luminosidad.

Si vemos que nuestra planta se estira o no crece compacta significa que necesita más horas de sol y de luz.

Si vives en una zona muy calurosa en verano es mejor que coloques tus plantas a semisombra o con sol de las primeras horas de la mañana para evitar que las plantas sufran.

Sustratos:

Las suculentas proceden de lugares con suelos muy minerales, con poca materia orgánica y muy drenante, así que deberemos crear nuestros propios sustratos en casa, usando diferentes proporciones de materia mineral y orgánica.-

Si vives en una zona muy húmeda y lluviosa usa más parte mineral, entre un 80 y 90% para que el sustrato seque rápido y no uses minerales que absorban agua.

Si por el contrario son zonas secas puedes usar una proporción entre un 50-60% mineral.

Riegos:

Debemos de saber cual es la época de crecimiento de nuestra suculenta para regar durante esos meses más a menudo y el resto del año mantenerla en reposo o semireposo sin riegos.

Muchos cactus crecen en verano, con lo que su época de riego comenzaría a mediados de primavera y terminaría a mediados de Octubre, manteniéndolos secos el resto del año.

Bastantes géneros de aizoaceae crecen en invierno, comenzando sus riegos en otoño y finalizando en primavera y durante el verano se mantienen secas.

Una regla básica es: cuando riegues hazlo de tal modo que se moje totalmente el sustrato, siempre es mejor hacerlo a primera hora de la mañana o ultima de la noche (si ya hace calor), evitar regar cuando tenemos temperaturas tropicales por las noches para que las plantas no se cuezan y no regar cuando tenemos temperaturas bajo cero para que no se hielen las hojas (ni hacerlo varios días antes de que lleguen a bajo cero).

Si el tiempo no acompaña en tú zona y tus plantas necesitan agua, dales un riego ligero al atardecer con la manguera, mojando la planta pero no lo suficiente para que se moje el sustrato, así la planta absorbe agua por las hojas, pero evitas que el sustrato esté mojado y pueda pudrirse o helarse.

Y siempre es mejor pecar de poca agua que excederse.

Temperatura que aguantan

Depende mucho de la especie, del tamaño de la planta, del tamaño de la maceta donde esté plantada, de si la planta está plantada al suelo, de la cantidad de agua que le hemos dado, de la ubicación donde la tengamos, de nuestro clima (si hay heladas, si son heladas secas, si hace mucho viento)

Como regla general si nuestra planta está seca y no la hemos regado demasiado durante el invierno, aguantan bastante bien hasta -3C, en mi invernadero donde no se mojan las hojas por el rocío o la escarcha y no hay viento las tengo hasta esa temperatura sin pasar pena.

En verano hasta los 30-35C durante el día y sobre 15-20C por la noche no hay que preocuparse de que los riegos las pudran, a mas de esas temperaturas hay que proceder con precaución.

Si sabemos el nombre de nuestra suculenta podremos comprender mejor las condiciones en las que viven en la naturaleza y a partir de ahí replicarlas en lo posible en casa a través del sustrato, los riegos y la exposición.

En el próximo artículo os contaré más cuidados para nuestras suculentas.